Der Tiger von Eschnapur (Fritz Lang, 1959) Ver índice

Puntuación
7,5/10
2 votos

El tigre de Esnapur

Moderador: mifune

Responder
Avatar de Usuario
chuschao
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 5615
Registrado: 13 Sep 2012, 18:40
Ubicación: En un lugar de La Alcarria.
Agradecido : 1693 veces
Agradecimiento recibido: 1280 veces

ex República Federal Alemana Der Tiger von Eschnapur (Fritz Lang, 1959) Ver índice

Mensaje por chuschao » 20 Feb 2013, 09:39

Índice de Ripeos: -
DVDRip VOSE + Aud Esp publicado por chuschao
HDTV 720p Dual SE publicado por Initiand

*Nota: Tenga en cuenta la calidad de cada ripeo para hacer la mejor elección. Haga click aquí para más información.


Gracias a un espléndido ripeo, mteste de KG nos ofrece toda la belleza:
El tigre de Esnapur

Imagen

No hay más vueltas que darle. Ni profundos mensajes, Ni grandes pretensiones. Es simple y llanamente, un maestro de la puesta en escena reflexionando, en su madurez creativa, sobre un concepto visual, espacial y artístico al que le dedicó la vida y que, casi como colofón, nos regala su visión de la belleza a través de un arte joven, pero tan cautivador y emocionante, como cualquiera de las demás bellas artes.

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
IMDb

eD2K link Der.Tiger.von.Eschnapur.1959.Lang.avi [1.40 Gb] 

Open Titles Subdivx

La segunda parte, "Das Indische Grabmal, la encontraréis
AQUÍ:


Imagen


Audio castellano de el tigre de Esnapur.mp3 eD2K link audio castellano de el tigre de esnapur.mp3 [77.79 Mb] 
locotus escribió: eD2K link Audio.Esp.Sincr.El tigre.de.Eschnapur.mp3 [91.81 Mb] 

Código: Seleccionar todo

File Name .........................................: Der.Tiger.von.Eschnapur.1959.Lang.avi
File Size (in bytes) ............................: 1,498,652,672 bytes
Runtime ............................................: 1:40:30

Video Codec ...................................: XviD 1.1.2 Final
Frame Size ......................................: 624x464 (AR: 1.345)
FPS .................................................: 23.976
Video Bitrate ...................................: 1901 kb/s
Bits per Pixel ...................................: 0.274 bpp
B-VOP, N-VOP, QPel, GMC.............: [B-VOP], [], [], []

Audio Codec ...................................: 0x0055 MPEG-1 Layer 3
Sample Rate ...................................: 48000 Hz
Audio Bitrate ...................................: 74 kb/s [2 channel(s)] VBR
No. of audio streams .......................: 1
“Podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”

Avatar de Usuario
Initiand
 
Mensajes: 536
Registrado: 21 Oct 2012, 19:59
Agradecido : 269 veces
Agradecimiento recibido: 1209 veces

ex República Federal Alemana Der Tiger von Eschnapur (Fritz Lang, 1959) HDTV 720p Dual SE

Mensaje por Initiand » 03 Jun 2015, 22:42

Der Tiger von Eschnapur(1959) Fritz Lang HDTV 720p x264 ger-fre-spa+subs

Imagen
Imagen
El tigre de Esnapur
Título original Der Tiger von Eschnapur
Año 1959
Duración 101 min.
País Alemania del Oeste (RFA)
Director Fritz Lang
Guión Werner Jörg Lüddecke & Fritz Lang (Novela: Thea von Harbou)
Música Michel Michelet
Fotografía Richard Angst
Reparto Debra Paget, Walther Reyer, Paul Hubschmid, Claus Holm, Sabine Bethmann, Valery Inkijinoff
Productora Coproducción Alemania-Francia-Italia
Género Aventuras
http://www.imdb.com/title/tt0052295/?ref_=ttmd_md_nm
http://www.filmaffinity.com/es/film976731.html

Un comentario bastante recurrente en torno a este llamado díptico indio de Fritz Lang, y con el que estoy muy de acuerdo, parte de la consideración de que el cineasta efectúa en la obra (podemos considerarla como una sola) una cierta recapitulación de motivos temáticos, narrativos, cinematográficos que forjaron su filmografía y su estilo ya desde los tiempos de sus inicios hasta su legado rubricado en los EEUU. Y se trata de una aseveración delicada, por cuanto, si uno no atraviesa las primeras barreras o puertas del cine languiano le puede resultar hasta chocante que en este relato de aventuras que discurren en escenarios suntuosos de un lugar remoto se puedan hallar huellas del corpus filmográfico de un autor que se recuerda sobre todo por sus aportaciones (por otra parte, decisivas) al cine negro, y cuya vis narrativa más mesiánica y exótica se remonta a algunas de sus obras filmadas en su periodo de mayor fama, en los años veinte y en el seno de la industria cinematográfica germana (al respecto, y atravesando alguna de esas barreras a que hacía mención, cabría establecer diversos y notables parangones argumentales entre Der Tiger von Eschnapur y la primera parte de Los Nibelungos, Die Nibelungen: Siegfried, efectuando el fácil ejercicio de prescindir del contexto y centrarnos en los conflictos entre personajes). Pero también cabe plantearlo de otro y complementario modo, que facilitará la comprensión de las motivaciones e inquietudes artísticas del cineasta en ese momento, ya tan cercano al final, de su carrera; y ese otro modo es reflexionar sobre las razones por las que Lang, una vez desligado de la industria norteamericana y respaldada su cierta independencia artística por el productor alemán Arthur Brauner, escoge desarrollar un proyecto que casi cuarenta años antes no pudo llevar a buen puerto, según un relato escrito por su ex-mujer y antigua colaboradora Thea Von Harbou (la novela Das Indische Grabmal, que él había llegado a dramatizar, pero que finalmente fue dirigida porque quien debía producirla, Joe May (Das indische Grabmal zweiter Teil – Der Tiger von Eschnapur, (1921))). Da la sensación de que, después de tantas servidumbres, es el propio Lang quien desea romper cualquier atadura y entregarse al placer de filmar una película que, retomando muchas señas del tanto tiempo olvidado relato serial, no tiene complejos en reconocer su condición anacrónica, y que le permitirá al director rodar en exteriores en un lugar realmente remoto –muy lejos de los estudios de Hollywood, cabría añadir-, como es la India. Todo lo anterior que, seamos cautelosos, está lejos de significar que Lang, por así decirlo, retome los términos artísticos que a mediados de los años treinta tuvo que variar para amoldar a los corsés de la industria de Hollywood. En absoluto. Lang no desprecia el paso del tiempo, ni huye en modo alguno de sus enseñas de estilo desarrolladas en los EEUU. Da la sensación, en cambio, de que recoge lo sembrado en sus diversos pasados, y muy especialmente en sus últimas obras americanas, y lo proyecta, sin ambages, desde un estadio superior de madurez artística y una visión del mundo que, en todo caso, ha cambiado mucho respecto de sus inicios. En resumidas cuentas, el arquitecto del cine propone con su díptico indio una celebración de su concepción total del mismo.
Veamos. Las películas relatan las peripecias de dos visitantes al palacio del Maharajá de la región de Esnapur. El primero, Harald Berger (Paul Hubschmid, galán suizo que en sus tiempos fue equiparado con Rock Hudson), es un arquitecto contratado por el Maharajá para llevar a cabo la planificación técnica de diversas reformas urbanísticas; el segundo, Seetha (Debra Paget), es una bailarina india –aunque de origen mestizo: corre sangre occidental por sus venas- de la que el Maharajá ha quedado prendado y quiere convertir en su esposa, razón por la que la invita a protagonizar un baile ritual para él en el templo de Sheeva. Harald y Seetha se conocerán y estrecharán lazos en su ruta al palacio del Maharajá (el primero llegará a enfrentarse con un tigre para salvar la vida de la segunda), e irremediablemente se enamorarán, algo que trastornará los planes del soberano, impidiéndole de paso darse cuenta de los contubernios que contra él se están gestando entre sus subordinados de más alto rango. La cuestión relativa a la dichosa sangre occidental de la bella bailarina ha hecho correr algunos estériles ríos de tinta sobre la supuesta mirada racista que la película incorpora; suspicacias siempre habido y siempre habrá, pero debe decirse al respecto que el elemento de la raza no tiene otro subrayado en el relato que el de acercar los sentimientos de la pareja (y no el de oponer sus presuntas virtudes a las flaquezas de los hindúes), pero, más que eso, el propio debate se halla totalmente fuera de lugar en la idiosincrasia aventurera e incluso las posibles alegorías que buscarle quepa a la historia de este conflicto que no lo es en modo alguno entre civilizaciones, sino que en cualquier caso se centran en la relación de los hombres con lo atávico.
Spoiler:
Las muy complejas opciones narrativas que baraja esta película en dos partes parten de los arquetípicos que perfilan personalidades y actos de los que supuestamente son los personajes principales, el arquitecto y la bailarina, de quienes la película se sirve para la evocación visual de los arquetipos aventureros de toda la vida, desplegada –con toda fuerza, consistencia y capacidad de persuasión al espectador (desprejuiciado, por supuesto)- en el dibujo de un entorno de asombrosa belleza exótica –esos opulentos e inmaculados decorados palaciegos, los exteriores recogidos en majestuosas panorámicas-, poblado de rituales –el desfile del Maharahá, las ceremonias de bailes-, peligros –el tigre, las hostilidades cruzadas-, misterios –esa luz evanescente en el rostro de la efigie divina que preside el templo, el azar o la intervención providencial de la Diosa Sheeva en la secuencia de la telaraña- y acontecimientos puramente mesmerizantes. Precisamente en su cualidad arquetípica, los personajes se impregnan de esa temperatura voluptuosa y extraordinaria que, en buena medida merced de un novedoso e impresionante uso del color y en otra buena medida merced de la mirada algo litúrgica que Lang imprime a la puesta en escena, lo preside todo. Pero introduciéndonos en la focalización en lo dramático, resulta que hay un tercer personaje principal, el Maharajá regente de la región (el Tigre de Esnapur del título, creo yo, al que en diversas ocasiones vemos alimentar a las fieras y que, por así decirlo, delega en una de ellas el desafío contra el arquitecto que se ha ganado el corazón de la mujer a la que él ama, así como, en el enfrentamiento final está a punto de ser condenado a morir bajo sus fauces), cuyas cuitas sentimentales y debates internos (más los actos de su conspiradora cohorte, de las que es protagonista pasivo) revierten en el dibujo del lugar y curso de los acontecimientos, por lo que podemos casi decir que todo acaba girando en torno a aquel personaje con más intensidad dramática que todo lo concerniente a Harald y Seetha.
Y así establecidos los términos y adecuados los conflictos a esa visión que se extiende –por mucho que sea por la vía fabulesca- a la radiografía histórica, social e incluso filosófica, prestamos atención al sumo esmero, detalle e intención con el que Lang filma los espacios físicos en los que discurre la acción, que, de forma tan idiosincrásica como categórica, el cineasta utiliza como paráfrasis de lo dramático. Para explicarlo podemos partir del elemento racionalista que, por su profesión y personalidad, encarna Harald, y que se ilustra en lo escénico en esos subterráneos (tan importantes en el cine de Lang si radiografiamos sus obras) en los que el arquitecto trabaja (y después será recluido), y entre cuyos pasadizos desconocidos se encuentra con verdades inconvenientes que desmienten el glamour de la fachada de la idílica ciudad –la terrorífica secuencia de los leprosos-, pero, más importante, con el acceso a la esencia de ese mundo misterioso que, como extranjero, se le escapa, representado por el templo y el ya citado ritual del baile, lo que aglutina en esos mismos misterios los ardientes deseos del personaje por la bailarina. En el otro polo, los que se llaman representantes de esa cultura intuitiva y misteriosa más bien se sirven de intrigas y trampantojos para sus fines de conspiración política (los gerifaltes políticos, el faquir instrumentalizado por el hermano del Maharajá, los sacerdotes) o, de forma reflexiva, se cuestionan la vigencia de toda esa herencia ancestral (la postura del Maharajá, quizá imbuida por su estancia en occidente, que en un pasaje de la primera mitad del metraje le lleva a decir a su amada que no es necesario que el oráculo prediga su futuro porque “¿Qué sabrán los Dioses de lo que anida en el corazón de los hombres?”). Sin embargo, en el enardecido curso de tantas contiendas entre posturas enfrentadas, la película sí que deja espacio a una verdad intuitiva que aflora de lo atávico y lo espiritual, y que el filme escenifica a menudo por la vía de lo telúrico, levantando constancia al mismo tiempo de una distancia y de un respeto. Una verdad que, para Lang y para el espectador, quedará finalmente de nuevo velada, por cuanto no se corresponde con la mirada occidental (que, en este particular, nos alinea con quienes finalmente abandonan Esnapur, la pareja protagonista y el matrimonio formado por la hermana de Harald y un colega de aquél), pero no así para el que defendemos como protagonista principal, el Maharajá, que, tras sucumbir a tantas funestas consecuencias de sus obsesiones, decide abandonar el trono para vivir una vida consagrada a lo místico.
En cualquier caso, de esa confusión, enarbolada en imágenes geométricas pero llenas de intenciones subjetivas, apuntalada por extraordinarios diálogos, acaba emergiendo una glosa épica de primer orden en la que Lang deja impresa una visión desencantada del mundo, en realidad sustentada por el formidable pulso de su herencia romántica, y despojado en imágenes de la urgencia con la que plasmó cercanos atributos líricos en Los contrabandistas de Moonfleet. El tigre de Esnapur y La tumba india nos acaban proponiendo, en voz sólo modulada por la fábula, un viaje en el que los sentimientos más desaforados (especialmente la pasión amorosa, y el odio o rencor que es fruto de la misma –pocas ideas retratan mejor las enfermizas sendas de los sentimientos que la decisión de construir un suntuoso templo funerario, “la tumba india” del título, para rendir pleitesía a una mujer amada que se planea asesinar por celos-) sirven de pauta dramática para acontecimientos épicos y formidables aventuras, y en el que la mirada maniquea propia de las convenciones se matiza –a veces hasta disolverla- en esos considerandos psicológicos, para ser finalmente apuntalada por esos otros considerandos, referidos a las creencias religiosas, que igualmente empapan de sentido muchos de los vericuetos del relato. Admiremos el precioso legado de esta película en dos partes. Démonos cuenta del formidable calado de sus imágenes, que parten de lo cartesiano para explorar los pulsos más románticos, del mismo modo que parten de lo lustroso y luminoso para alcanzar perfiles sombríos, escépticos, dolorosos. Me parece que en el cine contemporáneo resulta muy difícil, sino imposible, encontrar obras que ejecuten esas tesis en imágenes, lo que aún hace más valiosa la película. Aunque, a modo de cierre, me permitiré citar una hermosa definición que Quim Casas se sacó de la chistera de su magnífica prosa, para definir la película como “una obra que resume en imágenes en movimiento la arquitectura imperecedera de los sueños”.
https://sergimgrau.wordpress.com/2013/1 ... mba-india/
Fritz Lang entraba en la última (y breve) etapa de su carrera. De vuelta a Alemania, de vuelta de todo. De vuelta a los comienzos, cerrando el círculo: después de unas duras y frías películas en los USA sobre el egoísmo del ser humano, rueda un díptico de aventuras demodé. Exotismo hindú, espectacular colorido, argumento de novela. Inocencia no, ésta ya es imposible. Tampoco hay épica; no es la grave saga fundacional de Los Nibelungos, sino las intrigas de un reino que no le importa más que a los que por allí han ido a caer. Lang no se engaña. Toma distancia y deja que el relato, en sentido amplio, sea el único protagonista. Ni siquiera pretende ser emocionante, no puede calar con su desarrollo fugaz y su rápida sucesión de escenas. Sólo quiere enseñar el relato, el placer simple y puro de la aventura, sin necesidad de que el espectador se identifique con el héroe ni de que odie a los malos. Incluso el corte que provoca el ser dos películas, aunque fuera por motivos comerciales, crea esa distancia, rompiendo la emoción contando lo que pasará: "Escaparán de tan terrible muerte pero se enfrentarán a la siguiente historia: La tumba india", dice un rótulo al final de la primera. No se involucra en el relato, sino en la película que cuenta el relato.
Abundan la perspectiva frontal y los planos largos en los que los personajes son una parte más del decorado. Mejor dicho, del escenario. Del artificio que es el cine, presente en todo ese espacio vacío alrededor de los actores. Casi se esperaría oír eco en sus voces, como si se estuviera en el teatro. Es una representación y se presenta como tal, y así la conciencia del hecho del relato toma vida propia y supera al relato en sí. Es un documental del placer del relato en el que éste, en el fondo, no importa. La ficción del argumento, de tan evidente en una época sin la capacidad de asombro de los años 20, rompe el vínculo con el espectador y queda deshumanizada. No podría ser de otra manera en una época que ha perdido la inocencia. Pero la excepcionalidad de El tigre de Eschnapur / La tumba india no reside en ser un anacronismo nostálgico, sino en que es consciente de esto y, sobre todo, es sincera hasta el punto de ponerse en ridículo a sí misma. Y, sin embargo, es una experiencia de la que no puede uno reírse. La decantación de la esencia de lo que cuenta es tan absoluta que, salvo algunos momentos desaforados intensamente poéticos, golpea en la cabeza y no en el corazón, con los "colores primarios" de las emociones de las aventuras: hay amor incuestionable, terror real (¡los dos momentos con los leprosos/zombis!) y, más que nada, dos cosas. La primera es el sexo. El amor, en realidad, se basa sin más en la arrolladora presencia física de Debra Paget, en el deseo que provoca inevitablemente. Sus bailes, como el de Liliane Montevecchi en Los contrabandistas de Moonfleet, están entre los más agresivamente eróticos y sensuales de la Historia del cine; pero esta Historia no lo sabe porque está demasiado ocupada alabando el lugar común de Gilda. El sexo, Lang no tiene intención de ocultarlo a esas alturas de su vida, es lo que mueve todo. Si hubiera llegado activo a la década de 1970, no cabe duda de que sus películas habrían estado llenas de sangre y desnudos. El segundo "color primario" fundamental ya lo ofreció Lang sin envoltorio en sus últimas películas americanas: el egoísmo, las ansias de poder, el ser-más-a-cualquier-precio. Y aquí, pese a su esquematismo, no es una maldad de serial. Es tan "real" como en Mientras Nueva York duerme o Más allá de la duda. No es una cualidad de los personajes de un folletín: es la verdadera forma en la que Fritz Lang observa la vida. No hay cinismo, sino aceptación. Por eso se distancia. Muestra lo que ve en el fondo de todo, y lo ve en todas partes, en dramas sociales camuflados de thrillers y en aventuras aparentemente juveniles. Es lo que ha vivido. No puede involucrarse con unos personajes en los que no cree. Simplemente ejerce de arquitecto, les da un amplio espacio en pantalla y deja que todo, el cine, se presente por sí mismo. "Todo" es esa visión del ser humano y la falsa pero necesaria inocencia de seguir creyendo en el cine.
Spoiler:
Zwar ist die Darstellung der indischen Gesellschaft überaus klischeehaft, dafür verleiht die ursprüngliche Stummfilm-Herkunft diesem bunten und exotischen Filmabenteuer aber einen unwiderstehlichen nostalgischen Charme. Ob Tempeltanz, Intrigen oder Tigerjagd - hier zählen keine großen Worte, sondern die expressiven Bilder. Interessant ist dabei auch der deutsche Blick auf Indien. Dieser sagt viel über deutsche Befindlichkeiten und Vorstellungen zur Zeit des Wiederaufbaus aus - und wenig über die historischen Realitäten Indiens. Und während die französische Kritik ein Meisterwerk erkannte, wurde Fritz Langs Remake in Deutschland recht zurückhaltend besprochen.
2001 Filmlexikon escribió:Ein deutscher Architekt verliebt sich am Hof des Maharadschas von Eschnapur in die Auserwählte des Herrschers, eine Tempeltänzerin halbeuropäischer Abstammung, und flieht mit ihr nach dramatischen Ereignissen in die Wüste. Eine Neuverfilmung des exotischen Monumental-Stummfilms von Joe May (erstes Remake 1937, Regie: Richard Eichberg) als naiv-romantisches Märchen und üppig ausgestattetes Abenteuer-Spektakel in schönen Farben und getragenem Rhythmus. Vor allem die blassen, oft unfreiwillig komischen Schauspieler und die Zugeständnisse an die Trivial-Romantik im bundesdeutschen Kino der 50er Jahre lassen den Film allenfalls das Niveau eines unterhaltsamen Schaustückes erreichen.
In jenen fernen Zeiten, als das Fernsehprogramm noch strukturgebend für das Familienleben, damit auch von nicht geringer gesellschaftlicher Gruppenrelevanz war und es noch echte „Straßenfeger“ gab, lockten auch im TV ausgestrahlte Kinoproduktionen wie Der Tiger von Eschnapur ein Millionenpublikum vor die Bildschirme. Wer bei der Erstausstrahlung dieses abenteuerlichen Dramas von Fritz Lang aus dem Jahre 1958 am 25. Dezember 1970 oder bei einer der anschließenden, häufigen Widerholungen ausreichend fernsehfähig war, erinnert zumindest Fragmente dieses Klassikers, ob mit nostalgischem Wohlwollen oder mit nachhaltigem Schrecken. Denn sowohl sentimentale Momente heimlich Liebender aus unterschiedlichen Kulturkreisen als auch Horrrorszenarien von so genannten Aussätzigen, die im Untergrund eines prächtigen Palastes eingesperrt sind, haben sich prägend in den frühen Filmerlebnissen unseres Bewusstseins eingenistet.
Auf Einladung des dortigen Maharadschas Chandra (Walther Reyer) reist der deutsche Ingenieur Harald Berger (Paul Hubschmid) nach Indien, um bestimmte Bauvorhaben für den durchaus auch westlich orientierten Herrscher zu planen. Unterwegs begegnet er der schönen Tänzerin Seetha (Debra Paget), rettet sie vor einem Tiger und avanciert zum Helden ihres Herzens. Doch Seetha ist wie Berger auf dem Weg zum Fürsten Chandra, der sie nach dem frühen Tod der Maharani zu heiraten beabsichtigt. Während sich Chandra und Berger annähern und im Zuge der Bau-Projekte auch dessen Schwester Irene (Sabine Bethmann) und ihr Architekten-Gatte Walter Rhode (Claus Holm) am Ort eintreffen, entflammt zwischen dem Ingenieur und der frommen Tempeltänzerin eine heftige Liebeskeimung, die sich unheilvoll auf die weiteren Entwicklungen auswirkt und vor allem den auch durch politische Unruhen bedrohten Maharadscha erzürnt
Faszinierende Filme aus Kindheitstagen mit der Distanz der Jahre erneut zu sichten, birgt unweigerlich eine Herausforderung ganz persönlicher Art, die nicht selten eine Entmystifizierung mit sich bringt. Betrachtet man im heutigen Zeitalter später, kritischer Dekolonisation beispielsweise das Indienbild eines Films wie Der Tiger von Eschnapur, der bereits damals recht rüde Rezensionen für den gefeierten Regisseur Fritz Lang (Metropolis, 1927, M – Eine Stadt sucht einen Mörder, 1931, Gardenia – Eine Frau will vergessen / The Blue Gardenia, 1953) erhielt, ist erheitertes Staunen ob der profanen Stereotypen wahrscheinlich die verträglichste Reaktion auf ein Wiedersehen, das auf diese Weise nicht unerquicklich sein muss, sondern bestenfalls sogar reichhaltige Reflexionen provoziert. Die Fortsetzung der Geschichte Das indische Grabmal im Anschlussprogramm bietet erneut die Chance, die Nachhaltigkeit derartiger Wirkmechanismen wohlig zu demaskieren. (Marie Anderson)
Indien made in (CCC-)Spandau: Der stolze Maharadscha Chandra liebt die schöne Tempeltänzerin Sitah (Debra Paget), die den deutschen Ingenieur Harald Berger (Paul Hubschmid) liebt, der sie wiederliebt und mit ihr flieht … Natürlich ist »Der Tiger von Eschnapur« naiv, pappig und wüst verkitscht – aber Fritz Lang nimmt die Naivität, die Pappe und den Kitsch ernst, und er tut dabei so, als könnte man Ende der 1950er Jahre (Jean-Luc Godard wird nur ein Jahr später »À bout de souffle« drehen) immer noch Filme machen wie 1920, als könnte man immer noch zu Kino-Abenteuerreisen aufbrechen, die sich um die Wirklichkeit nicht scheren, die statt dessen in vollen Zügen die fantasiegeschwängerte Luft des Studios atmen. Auf diese Weise erschafft er ein wunderbar abgedroschenes Klischee-Epos, so lupenrein wie ein Glasdiamant, eine heillos melodramatische Augenwischerei, so tief­empfunden wie eine Soap Opera. Langs Inder (unter anderem Walter Reyer, René Deltgen, Jochen Brockmann) sind Figurinen aus Straß, bunter Seide und rehbrauner Schuhcreme (fürs Gesicht), seine exotischen Paläste bestehen aus falschgoldenen Säulen, gemaltem Marmor und kunstfelsigen Irrgängen (im Untergrund). Das kinematographische Geheimnis liegt jederzeit offen zu Tage, und doch lädt es ein, sich darin zu verlieren. PS: Fortsetzung folgt – »noch spannender – noch gewaltiger – noch grandioser«.

Código: Seleccionar todo

Complete name                    : Der Tiger von Eschnapur(1959) Fritz Lang HDTV 720p x264 ger-fre-spa+subs.mkv
Format                           : Matroska
File size                        : 3.07 GiB
Duration                         : 1h 36mn
Overall bit rate                 : 4 572 Kbps
Encoded date                     : UTC 2015-06-03 19:46:23
Writing application              : mkvmerge v7.8.0 ('River Man') 32bit built on Mar 27 2015 16:18:02
Writing library                  : libebml v1.3.1 + libmatroska v1.4.2

Video
ID                               : 1
Format                           : AVC
Format/Info                      : Advanced Video Codec
Format profile                   : High@L4.1
Format settings, CABAC           : Yes
Format settings, ReFrames        : 3 frames
Codec ID                         : V_MPEG4/ISO/AVC
Duration                         : 1h 36mn
Bit rate mode                    : Variable
Bit rate                         : 3 999 Kbps
Maximum bit rate                 : 40.0 Mbps
Width                            : 1 000 pixels
Height                           : 720 pixels
Display aspect ratio             : 1.370
Original display aspect ratio    : 1.389
Frame rate                       : 25.000 fps
Color space                      : YUV
Chroma subsampling               : 4:2:0
Bit depth                        : 8 bits
Scan type                        : Progressive
Bits/(Pixel*Frame)               : 0.222
Stream size                      : 2.63 GiB (85%)
Writing library                  : x264 core 146 r2538 121396c
Encoding settings                : cabac=1 / ref=3 / deblock=1:-1:-1 / analyse=0x3:0x113 / me=hex / subme=7 / psy=1 / psy_rd=1.00:0.15 / mixed_ref=1 / me_range=16 / chroma_me=1 / trellis=1 / 8x8dct=1 / cqm=0 / deadzone=21,11 / fast_pskip=1 / chroma_qp_offset=-3 / threads=3 / lookahead_threads=1 / sliced_threads=0 / slices=4 / nr=0 / decimate=1 / interlaced=0 / bluray_compat=1 / constrained_intra=0 / bframes=3 / b_pyramid=1 / b_adapt=1 / b_bias=0 / direct=1 / weightb=1 / open_gop=1 / weightp=1 / keyint=25 / keyint_min=1 / scenecut=40 / intra_refresh=0 / rc_lookahead=25 / rc=2pass / mbtree=1 / bitrate=3999 / ratetol=1.0 / qcomp=0.60 / qpmin=0 / qpmax=69 / qpstep=4 / cplxblur=20.0 / qblur=0.5 / vbv_maxrate=40000 / vbv_bufsize=30000 / nal_hrd=vbr / filler=0 / ip_ratio=1.40 / aq=1:1.00
Language                         : German

Audio #1
ID                               : 2
Format                           : AC-3
Format/Info                      : Audio Coding 3
Mode extension                   : CM (complete main)
Codec ID                         : A_AC3
Duration                         : 1h 36mn
Bit rate mode                    : Constant
Bit rate                         : 192 Kbps
Channel(s)                       : 2 channels
Channel positions                : Front: L R
Sampling rate                    : 48.0 KHz
Bit depth                        : 16 bits
Compression mode                 : Lossy
Stream size                      : 132 MiB (4%)
Language                         : German

Audio #2
ID                               : 3
Format                           : AC-3
Format/Info                      : Audio Coding 3
Mode extension                   : CM (complete main)
Codec ID                         : A_AC3
Duration                         : 1h 36mn
Bit rate mode                    : Constant
Bit rate                         : 192 Kbps
Channel(s)                       : 2 channels
Channel positions                : Front: L R
Sampling rate                    : 48.0 KHz
Bit depth                        : 16 bits
Compression mode                 : Lossy
Stream size                      : 132 MiB (4%)
Language                         : French

Audio #3
ID                               : 4
Format                           : AC-3
Format/Info                      : Audio Coding 3
Mode extension                   : CM (complete main)
Codec ID                         : A_AC3
Duration                         : 1h 36mn
Bit rate mode                    : Constant
Bit rate                         : 192 Kbps
Channel(s)                       : 1 channel
Channel positions                : Front: C
Sampling rate                    : 48.0 KHz
Bit depth                        : 16 bits
Compression mode                 : Lossy
Stream size                      : 132 MiB (4%)
Language                         : Spanish

Text #1
ID                               : 5
Format                           : UTF-8
Codec ID                         : S_TEXT/UTF8
Codec ID/Info                    : UTF-8 Plain Text
Language                         : English

Text #2
ID                               : 6
Format                           : UTF-8
Codec ID                         : S_TEXT/UTF8
Codec ID/Info                    : UTF-8 Plain Text
Language                         : Spanish
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen


eD2K link Der Tiger von Eschnapur(1959) Fritz Lang HDTV 720p x264 ger-fre-spa+subs.mkv [3.07 Gb] 
2nd part is coming soon La tumba india enjoy

Avatar de Usuario
yojimbo
 
Mensajes: 10790
Registrado: 18 Oct 2012, 14:25
Agradecido : 10065 veces
Agradecimiento recibido: 2880 veces

Re: Der Tiger von Eschnapur (Fritz Lang, 1959) HDTV 720p dual SE

Mensaje por yojimbo » 03 Jun 2015, 22:44

Thanks, Initiand!

jail
 
Mensajes: 6276
Registrado: 18 Oct 2012, 15:34
Agradecido : 6875 veces
Agradecimiento recibido: 1951 veces

Re: Der Tiger von Eschnapur (Fritz Lang, 1959) HDTV 720p dual SE

Mensaje por jail » 03 Jun 2015, 22:45

yojimbo escribió:Thanks, Initiand!

Bigford
 
Mensajes: 385
Registrado: 20 Abr 2015, 21:06
Agradecimiento recibido: 136 veces

Re: Der Tiger von Eschnapur (Fritz Lang, 1959) HDTV 720p Dual SE

Mensaje por Bigford » 04 Jun 2015, 00:16

Obra cumbre de Fritz Lang que es como decir obra cumbre del cine. Irrenunciable, gracias

Avatar de Usuario
Initiand
 
Mensajes: 536
Registrado: 21 Oct 2012, 19:59
Agradecido : 269 veces
Agradecimiento recibido: 1209 veces

Re: Der Tiger von Eschnapur (Fritz Lang, 1959) HDTV 720p Dual SE

Mensaje por Initiand » 04 Jun 2015, 01:18

Because of the amount of sucker I'll release it to Part 2 next week.
Will this week at EK nor German English releasen of 'Morte a Venice' an HDTV 720p file with Subs. I had not intended for this board, but if you are interested, I place the also available here.
Debido a la cantidad de lechón voy a liberarlo a la Parte 2 de la próxima semana.
¿Será esta semana en EK ni alemán Inglés releasen de 'Muerte a Venecia' un archivo 720p HDTV con Subs. No tenía la intención de este foro, pero si usted está interesado, me coloque el también disponible aquí.
http://www.eselkult.tk/modules.php?name ... ic&t=47244
eD2K link Morte a Venezia (Tod in Venedig 1971) Visconti HDTV 720p x264 ger-eng+subs.mkv [4.18 Gb] 

mira aquí: http://cineforum-clasico.org/forum/view ... 51&t=10028

toti
 
Mensajes: 210
Registrado: 02 Abr 2013, 16:51
Agradecimiento recibido: 52 veces

Re: Der Tiger von Eschnapur (Fritz Lang, 1959) HDTV 720p Dual SE

Mensaje por toti » 04 Jun 2015, 12:44

Muchas gracias.

Avatar de Usuario
batmanclark
 
Mensajes: 171
Registrado: 20 Jun 2013, 18:49
Agradecido : 382 veces
Agradecimiento recibido: 18 veces

Re: Der Tiger von Eschnapur (Fritz Lang, 1959) HDTV 720p Dual SE

Mensaje por batmanclark » 04 Jun 2015, 19:00

Hay Fritz Lang, hay descarga. Para mi uno de los mejores directores que ha dado el cine. Gracias por el aporte.

Avatar de Usuario
sete
 
Mensajes: 4716
Registrado: 22 Dic 2012, 16:10
Agradecido : 239 veces
Agradecimiento recibido: 1473 veces

Re: Der Tiger von Eschnapur (Fritz Lang, 1959) HDTV 720p Dual SE

Mensaje por sete » 05 Jun 2015, 11:40

Muchs gracias, Initiand.
:hi:
Este mundo está traicionando a la vida.
José Luis Sampedro

Avatar de Usuario
Initiand
 
Mensajes: 536
Registrado: 21 Oct 2012, 19:59
Agradecido : 269 veces
Agradecimiento recibido: 1209 veces

Re: Der Tiger von Eschnapur (Fritz Lang, 1959) HDTV 720p Dual SE

Mensaje por Initiand » 09 Jun 2015, 03:03

The second part is ready, more tomorrow:

eD2K link Das Indische Grabmal (1959) Fritz Lang HDTV 720p x264 ger-fre-spa+subs.mkv [3.09 Gb] 

Responder

Volver a “Largos Clásicos”